Preparación de suelos: Se realiza tomando en cuenta las características físicas de los diferentes tipos de suelos que hay en SER Chumbagua, con el objetivo de mantener una estructura que permita un buen anclaje para la planta así como condiciones de drenaje óptimas para el cultivo de caña de azúcar, a fin de obtener los máximos rendimientos posibles en cada zona de producción.

Siembra de caña: Inicia en el mes de Enero, cuando las condiciones de humedad permiten tanto la mecanización del suelo como la siembra de los esquejes, y se extiende hasta en Agosto, cuando hay ampliaciones del cultivo en nuevas fincas.

Debido a las condiciones de los suelos, la siembra se hace únicamente de forma manual.

Labores culturales:

Descompactado: Es una práctica que se realiza luego de la cosecha de la caña y cuyo objetivo es el de remover el suelo mediante ganchos que se entierran a una profundidad de 30 cm en el entre surco de cada plantío, para así reducir la compactación causada por las cosechadoras.

Control de malezas: Se hacen dos tipos de controles: Químico y Manual.

El control químico conlleva dos etapas, la primera en pre-emergencia de caña y malezas utilizando productos selectivos, lo que permite mantener los cultivos limpios hasta 60 días después del corte. Las aplicaciones en pre-emergencia se hacen de forma mecanizada, con equipos acoplados a tractores aptos para esta labor.

La segunda etapa se da entre 90 y 120 días después del corte y se utilizan productos post-emergentes para eliminar malezas como hojas anchas trepadoras y algunas gramíneas. Esta segunda aplicación se hace de forma manual ya que por la altura del cultivo resulta imposible entrar con tractores a los lotes de producción.

El control manual se realiza entre las dos aplicaciones químicas, en los lotes que lo requieran. Consiste en un arranque manual de malezas en el que se pueden utilizar machetes.

Fertilización: Se lleva a cabo a los 30-45 días después del corte. Se realiza de forma mecanizada con equipos que colocan el fertilizante enterrado entre los surcos de caña de azúcar. Los programas de fertilización se desarrollan a partir de los análisis de los suelos de las fincas, tratando de suplir las carencias existentes y así poder obtener los máximos rendimientos.

Control de plagas: Se hacen controles químicos de plagas con insecticidas selectivos que no dañan a organismos benéficos presentes en el cultivo. Para tomar la decisión de hacer los controles químicos primero se efectúan búsquedas de umbrales que superen los rangos normales. Se mantienen bajo monitoreo constante aquellas zonas que año con año presentan problemas de plagas como la Aeneolamia  y la Leptodictya tabida, para ir reduciendo sus poblaciones.

Riegos: En SER -Chumbagua se utilizan 3 tipos de riego: por aspersión, por gravedad y por goteo. Toda el área administrada por la empresa (tierras propias y alquiladas) se encuentra bajo riego, lo que permite mantener condiciones óptimas de humedad en cada lote. Estas son monitoreadas semanalmente por técnicos de campo mediante el uso de sensores electrónicos de humedad, los que son de ayuda al momento de decidir cuándo es necesario regar.

Control de la Madurez: En esta etapa se llevan a cabo evaluaciones de madurez en la caña para poder determinar el momento óptimo de cosecha de cada lote de producción.